septiembre 28, 2021

Creemos en decir las verdades más duras, de eso no hay duda.

No nos alejamos cuando las fuerzas del mal se encienden.

Sentimos la emergencia del aumento de las temperaturas,

pero aún vemos mucho amor y belleza en este mundo.

Las alas rotas hacen que un objeto en movimiento se detenga,

consiguen ocultar lo que sea que sienta la oscuridad de la noche.

Las plumas se convierten en púas donde solo las palabras no pueden matar, 

despiertan con el sonido del mundo que se está quemando.

La verdad no es irrelevante. Es el camino por delante.

Debemos recordar estar atentos a las brasas nuevamente.

Por favor, recordá que tu vida estará a salvo aquí en mis pasos.

Porque no queda lugar para aterrizar,

no queda de otra más que caminar…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: