Viral

«Una vez que un programa se hace viral, nada puede detenerlo». – Richard Dawkins

Se volvió viral, efectivamente.

El SARS-CoV-2 es un nuevo coronavirus cuya existencia apenas se reportó a la Organización Mundial de la Salud el 31 de diciembre de 2019. Provoca una enfermedad respiratoria llamada Covid-19 que se aisló en China en enero de 2020. El 11 de marzo, la OMS la declaró pandemia.

La velocidad de propagación ha sido impresionante. Este 6 de abril (ayer) por la mañana, la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos reportaba ya un millón 309 mil 439 casos confirmados y 72 mil 637 muertes en el mundo.

Es muy probable que los casos sean mucho mayores, ya que las confirmaciones requieren pruebas costosas y son escasas.

Las autoridades están aplicando medidas de aislamiento en buena parte del mundo. Éstas no detienen completamente los contagios (la historia y la OMS nos dicen que las pandemias son incontenibles), pero sí pueden reducir la tasa de contagio, «aplanar la curva», y disminuir la saturación de las instalaciones de salud.

El problema es que algunas de estas medidas también detienen la economía y los costos pueden ser más altos que la enfermedad.

En estos momentos, una tercera parte de la población del planeta se encuentra sometida a algún tipo de aislamiento. El desplome de la economía, en consecuencia, también se está viralizando.

Ya sabemos que tendremos una recesión mundial más fuerte que la de 2008-2009, cuando la economía global cayó 1.7 por ciento, pero puede ser incluso mayor que la Gran Depresión, cuando hubo un derrumbe global de 15 por ciento entre 1929 y 1932.

Es imposible evitar una contracción de la economía mexicana porque el desplome es mundial, pero podemos evitar destruir más de lo necesario.

El propósito del aislamiento es asegurar una sana distancia entre personas, no castigar a la gente. Prohibir la producción de cerveza por razones moralistas, o de ciertas actividades no esenciales que no requieren aglomeraciones, no sólo no aporta nada a la sanidad, sino que da un innecesario golpe a la economía.

Aún es mucho lo que no conocemos sobre el nuevo coronavirus, pero no hemos visto una correlación entre las medidas más rígidas de aislamiento y la velocidad de propagación o la mortalidad.

Italia y España establecieron drásticas medidas de aislamiento hace semanas, pero tienen altos números de casos y muertes.

Japón, Corea del Sur, Singapur y Taiwán no pararon sus actividades económicas, pero sí disminuyeron rápidamente el contagio. Al parecer el uso generalizado de cubrebocas, tan común en esos países y que la OMS todavía desaconseja, fue una de las razones.

Las tasas de mortalidad sobre casos confirmados, por otra parte, varían enormemente desde el 12.3 por ciento de Italia hasta el 0.5 por ciento de Singapur, el 0.6 por ciento de Israel o el 0.8 por ciento de Chile. La distinta calidad de los servicios de salud sí importa.

Costa Rica no debe simplemente cerrar su economía, sino utilizar todos los recursos disponibles para aplicar pruebas, aislar a contagiados y comprar cubrebocas y respiradores. El esfuerzo será más difícil si asfixiamos la economía.

Hay quien piensa que el paciente debe sufrir, que hay que ponerle sanguijuelas y sangrarlo. Yo opino lo contrario. Necesitamos lucidez para evitar hacer más daño a la sociedad que el que causa la enfermedad.

Los países más exitosos usaron pruebas para identificar casos, incluso asintomáticos, y aislaron a los contagiados en vez de a toda la sociedad. La disponibilidad de mascarillas y equipos médicos ayudaron también.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: