marzo 1, 2021

Nuestro país está asolado ahora por todos los males que derivan de la violencia criminal.

La corrupción y la impunidad prevalecen sobre el imperio de la ley, y el orden jurídico parece letra muerta.

El pesimismo y la desesperación se apoderan de nosotros, pues la vida cotidiana se nos ha vuelto aventura peligrosa.

Debemos, sin embargo, mantener la confianza en Costa Rica y la fe en nosotros mismos.

Tiempos aun más oscuros ha conocido nuestra Patria, y de ellos ha salido para seguir buscando el modo de ser una casa mejor para sus hijos.

Con nuestro amor a Costa Rica, con nuestro trabajo diario y nuestra participación en la vida de la comunidad, procurando con empeño la justicia para todos, haremos que este País vuelva a ser un lugar de paz y bien.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: