septiembre 27, 2020

Se hace el día en tus ojos, y cuando ríes la luz nace en el mundo.

Si no estuvieras tú no habría nada. Las cosas viven porque vives tú.

Yo soy una de esas cosas. Ciego si no te veo; sordo cuando no te escucho.

Desaparezco durante el tiempo en que no estás conmigo.

Me pierdo las veces que no te hallo.

Cuando sales de la casa la casa sale de mí.

Entonces quedo huérfano de todo.

Amanece, pero la noche sigue.

Llegas tú a donde estoy y dices: “Hola”.

Entonces empieza la mañana.

Entonces empiezo a ser.

Por medio de la presente me permito pedirte que me dejes seguir a tu lado, para poder seguir.

Que sigas siendo, para poder ser yo.

Regálame el regalo de quererte. Así no me iré vacío de la vida. Así me iré de la mano del amor.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: