septiembre 20, 2020

japan

En los últimos meses todos hemos visto con preocupación cómo la crisis de la pandemia ha ido superando muchas de nuestras más pesimistas expectativas de solución y recuperación.

Cada semana que creemos que podemos estar cerca de tocar fondo, surge información nueva que nos deja a todos con niveles de intranquilidad cada vez más altos.

El gran reto que tenemos de resolver una crisis de salud al mismo tiempo que estamos buscando mitigar el impacto económico, hace que los desafíos tengan una complejidad no vista en la época moderna.

Ahora que estamos viviendo estas enormes amenazas, también estamos viviendo uno de los ambientes políticos más polarizados de los últimos tiempos.

Corremos el riesgo real de simplemente desechar cualquier postura porque no viene del lado correcto de mis creencias políticas.

Cuando el ser humano cae en estas posiciones complejas de entender y resolver, es útil y valioso voltear a ver lo que nos dicen los filósofos.

Quién mejor que el fundador del pensamiento filosófico occidental: Sócrates. Él nos decía que la filosofía debería lograr resultados prácticos para el mayor bienestar de la sociedad.

Hizo hincapié en la idea de que cuanto más sepa una persona, mayor será su capacidad para escuchar, razonar y tomar decisiones que traerán verdadera felicidad y prosperidad.

Es decir, ahora más que nunca es importante escuchar, razonar y tomar decisiones que nos lleven al bien común.

La desigualdad social se puede agudizar de manera dramática. Sin embargo, se puede mitigar con un apoyo más decidido a proteger el empleo, incentivos fiscales para conservar trabajos y proteger los ingresos familiares, así como tener reglas claras y proteger el Estado de derecho para la inversión.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: