fbpx
Daniel Ulibarri

Unas palabras

Me topé con unas palabras que andaban por ahí haciendo un desorden de los mil demonios.

Iban y venían; subían y bajaban; volvían y revolvían. Todo lo agitaban y lo trastornaban todo; todo lo removían y sacaban de su lugar.

Me molesté al verlas actuar así. Les pregunté:

¿Por qué hacen eso? Si siguen portándose tan mal haré que las detengan.

Me contestó una, retadora:

Nadie nos puede detener. Alguien nos dijo, y las palabras que se dicen ya no se pueden recoger. Mientras no se nos dice somos esclavas, pero una vez que alguien nos ha dicho nos volvemos dueñas de quien nos pronunció.

Pensé que eso era cierto, y no dije ya ni una palabra.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: