Daniel Ulibarri

Una vez

Una vez el mundo fue perfecto, y éramos felices en ese mundo.

Entonces lo dimos todo por sentado.

El descontento comenzó un pequeño estruendo en la mente terrenal.

Entonces la duda se abrió paso con su cabeza puntiaguda.

Y una vez que la duda rompió la red,

Todo tipo de pensamientos demoníacos saltaron a través de cada piedra de celos, cada piedra.

Del miedo, la codicia, la envidia y el odio, la luz se apagó.

Nadie estaba sin una piedra en la mano.

Ahí estábamos, justo donde habíamos empezado.

Estábamos chocando el uno con el otro en la oscuridad.

Y ahora no teníamos donde vivir, ya que no sabíamos cómo vivir unos con otros.

Entonces uno de los que tropezaban se compadeció de otro y compartió una manta.

Una chispa de bondad hizo una luz.

La luz hizo una abertura en la oscuridad.

Todos trabajaron juntos para hacer una escalera.

Una persona del Clan del Viento salió primero al otro mundo,

Y luego los otros clanes, los hijos de esos clanes, sus hijos,

Y sus hijos, a lo largo del tiempo

—Hasta ahora, en esta luz de la mañana para vos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: