octubre 20, 2020

Una vez viví con una vista lejana hacia el aeropuerto,

y al anochecer, despejado, los aviones eran como cuerdas de un solo hilo.

Una vez viví en un vecindario donde la luz era impasible,

y un griego exiliado esperaba que su país fuera libre.

Una vez viví en una ciudad con un nombre que era hermoso,

Iluminada por el aroma de una rosa gótica, fotografía de una catedral perfecta.

Una vez viví en la cima de una colina con paraísos azules en la distancia,

y corría un árabe por los pastos todo el día.

El lugar que siempre está en el centro de mi corazón

Si tenés corazón; si tuve ‘un centro’ alguna vez

queda claro, solo por los lugares donde estuve,

y para entonces ya es muy tarde regresar…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: