fbpx
Daniel Ulibarri

Tristeza luminosa

No comparo pues lo que vive es incomparable.
Siento una especie de temor y ternura,
como asumí la igualdad de las llanuras
y el ancho cielo se convirtió en mi enfermedad.
Convoqué al aire, mi sirviente,
esperaba de él servicios y noticias,
listo para partir, navegar en el arco
de expediciones que nunca podré comenzar.
Donde tengo la mayor parte del cielo
una tristeza luminosa no me dejará llegar.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: