tranquilo es un silencio en el golpe de mi martillo,

tranquila queda la boca que atornillo cerrada.

tranquilo, como mi reflejo admira tal maldad.

tranquilo, el animal que sostengo sin estremecerme

por cortar su cuello con mi navaja de bolsillo.

tranquilo, pero siempre listo para el ataque

silencioso de cualquier mandíbula.

tranquilo, mientras interrogo a un enemigo.

tranquilos, la gasolina y el fuego que uso para callarlo:

permanezco tranquilo, tan tranquilo

como este  país que defiendo callado.

tranquilo, como enfrento al que quiere matarme,

y aquellos que seguramente me matarán.

tranquilo, como el ritual al que someto a mis víctimas.

tranquilo, como todas las ratas que me imitan.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: