octubre 25, 2020

Tolerancia fanatizada

Estamos viendo una creciente polarización política que se refleja en una intolerancia cada vez mayor. No es un fenómeno que se limite a Costa Rica.

Otros países están sufriendo la misma tendencia, que ha coincidido con el ascenso de los políticos populistas. Quizá la causa se encuentre en las “benditas redes sociales”.

Bari Weiss, la polémica escritora milenial que renunció como editorialista y editora del New York Times este 14 de julio, argumentó que había sido sometida a hostigamiento por parte de sus colegas debido a sus opiniones y había sufrido un “ambiente iliberal”. En su carta de renuncia apuntó: “Twitter no está en el cabezal del New York Times, pero Twitter es su editor final“.

Un mes antes había renunciado James Bennet, director de la página editorial del periódico, ante las críticas por haber publicado un artículo del senador republicano Tom Cotton que pedía una respuesta militar a las protestas por la violencia policial contra la población de raza negra.

Los medios de comunicación se resisten cada vez más a divulgar opiniones que no reflejen su línea editorial. En Estados Unidos los puntos de vista en el New York Times o el Wall Street Journal, o en Fox News y CNN, son radicalmente opuestos y mutuamente excluyentes.

Cada vez es más raro ver una posición de izquierda en el Journal o una conservadora en el Times.

Lo mismo está pasando en nuestro país, aunque, afortunadamente, hay un mayor esfuerzo de algunos medios por mostrar puntos de vista diferentes.

La divergencia excluyente es natural en las redes sociales por su misma arquitectura. En Twitter, Facebook o Instagram, uno construye una comunidad de ideología similar a la propia.

Los que tienen puntos de vista diferentes, por otra parte, rara vez aportan argumentos o datos para el debate. Se convierten en trolls que se interesan solamente en insultar, descalificar o difamar a quienes no comparten su línea de pensamiento.

Podríamos pensar que la intolerancia es producto de unas redes sociales que tienden a polarizar a la sociedad, pero la tendencia empezó antes. Los medios se fueron radicalizando desde los años noventa.

Fox News se creó en 1996 con el propósito específico de ofrecer una contraparte ideológica a CNN, que dominaba el mercado de la televisión informativa en Estados Unidos. Y sus creadores encontraron que la sociedad estaba ávida de la polarización.

Los fanatismos que más debemos combatir son aquellos que pueden confundirse con la tolerancia.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: