fbpx
Daniel Ulibarri

Tiranía

En el triste hotel que bebe un pantano,
Respirás aire de paludismo y disfrutás
La música de las ranas desde el lúgubre pantano.
Pedazos de tu vida medidos en barras
Tus pensamientos agarrados con abrazaderas
Tus labios perforados
Con anzuelos, cerrados con llave,
Silenciado por la puñalada de un filosa
Lengua que apuñala la barra de acero,
Sus dientes rechinaban durante la cena.
Derramás bolas de sal en la sopa
De lágrimas amargas arrasando nuestra tierra.
Cucarachas fritas, frijoles podridos
Al horno en la sal perenne
Llaman a tu vieja hambre ulcerosa
Mientras viajás de ninguna parte a ninguna parte
Parando en el triste hotel que no ofrece
Respiro a la tiranía despótica.
Durante muchos años te has tragado en silencio
La yuca amarga de la tiranía
Servida para vos a punta de puñal.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: