octubre 26, 2021
Hasta la médula mutilada de mis huesos
Hay algo en esta riqueza que detesto.
Me encanta la mirada, austera, inmaculada,
De paisajes dibujados en monótonos nacarados.
Hay algo en mi propia sangre que se adueña
Colinas desnudas, frías en un cielo de pizarra,
Un hilo de agua, batido por avalanchas lechosas
Corriendo a través de pastizales inclinados
cercados con piedras: azul fino o gris nevado,
Aquellos campos sembrados escasamente,
Esas maneras, el aliento de los manzanos,
Verano, demasiado hermoso para quedarse
La lluvia veloz, como hoguera de hojas,
Y otro año soñoliento, el sueño de la muerte.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: