marzo 7, 2021

 

Todos se fueron y yo dije “blanco”,

que aprendí hoy, es el color de la muerte,

y las chicas de la tienda de ropa,

vestidas de satén como sintético,

ante los espejos, siguen siendo ellas mismas.

¿Qué más hay,

simplemente cayendo dentro de nosotros mismos,

como a través del agua de la bañera,

cubiertos con la cinta del mercurio?

Mis ojos yacen en el inverso del sol:

la interminable transparencia de la noche.

La mente decapitada de mi cuerpo

mira la luz a través de metros de vidrio.

Los decibelios del amor son más ruidosos y altos.

Mi cabello sin cenizas es la cuerda surreal…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: