septiembre 28, 2021

Reflejo mío: hoy pasaron cosas muy importantes.

Soltaste de repente la mano hacia inciertos,

y con temores de ave que se inicia en el vuelo diste,

al fin, tus primeros pasitos vacilantes.

Escuchá. Mil caminos te aguardan, desafiantes.

Caminos de la tierra y caminos del cielo.

Recorrélos, y dejáte poseer del anhelo de llegar

donde nadie se atrevió a llegar antes.

No seás uno de esos mediocres caminantes que van,

la frente al polvo, rumiando cobardías.

Vos buscá un astro, y llevá en él los ojos fijos.

Inventáte a vos mismo senderos inquietantes,

y habrás justificado tus pasos por los días si tu huella

merece que la sigan tus hijos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: