enero 16, 2021

Todo me tenés; me posees todo

en piel y en alma, en sangre y pensamiento;

tuyo en la eternidad y en el momento;

tuyo en azul y negro, en alba y lodo.

A tu cuerpo de tierra me acomodo

y mi polvo se eleva con tu viento.

Me das la redención y el hundimiento.

Me hacés y me deshacés a tu modo.

Tus ojos son mi brújula y mi espejo.

Sos, amor, mi vértice y mi abismo.

En tu río me apago y me reflejo.

Yo soy lápida, vos me convertís en sismo…

Y cuando de tus márgenes me alejo

vuelvo a ser nada: vuelvo a ser yo mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: