Daniel Ulibarri

Soñar y dejar de soñar

Dicen que los sueños están hechos con la materia de la vida.

Quizá lo más seguro es que la vida esté hecha con la materia de los sueños.

Cuando hablo de lo que he soñado, ¿estoy hablando de lo que he vivido? No. Cuando hablo de lo que he vivido estoy hablando de lo que he soñado.

En el sueño no decimos: “Estoy viviendo“.

En la vida deberíamos decir: “Estoy soñando“.

La muerte no será muerte si después de morir volvemos a soñar.

La muerte ha de consistir en la presencia del sueño y en la ausencia de los sueños.

Morir es dormir sin soñar.

Vivir es dormir soñando.

La vida no es sueño: es sueños.

La muerte será sueño sin sueños.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: