octubre 22, 2021

En el cielo del rancho la luna está en menguante.

Sobre el perfil del horizonte los álamos empiezan a pintar sus hojas con sepia y ocre.

Se irá la luna; se irán las hojas de los árboles; pero a la vuelta de los días y las semanas un resplandor de luna llena colmará el cielo otra vez, y luego del reposo del invierno los álamos tendrán nuevas hojas.

Somos como la luna.

Somos como el álamo.

Con ellos formamos parte del universo de la vida.

Si la luna es creciente después de ser menguante, ¿no creceremos también nosotros en una nueva vida?

Somos el álamo y la luna. Somos el universo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: