febrero 28, 2021

Un hombre advirtió cierta mañana que no tenía sombra.

Se preocupó bastante. ¿Qué había sido de su sombra? Le dijo a su mujer:

Perdí mi sombra.

No me extraña -replicó ella-. Nunca sabés dónde dejás las cosas.

Le dijo a su sombra el hombre:

Espero que esto no vuelva a suceder.

A eso del mediodía el hombre notó con alivio que ya tenía sombra. Al parecer su sombra se había quedado dormida. Las sombras también se cansan de seguir por todas partes a los cuerpos.

Le contestó la sombra:

Yo siempre debo esperar a que tú salgas para salir yo. Y es más triste ser sombra sin cuerpo que cuerpo sin sombra.

El hombre ya no supo qué decir.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: