octubre 22, 2020

En tu casa no han pasado las fiestas setembrinas.

Pasarán cuando setiembre pase.

Sigue en su sitio la bandera grande que pusiste en la fachada junto a la puerta que da a la calle, y en su sitio siguen los rebozos coloridos con que adornás los muebles de la sala, y la leyenda en grandes letras que proclaman:

“¡Ésta es mi Patria!”.

Acabará setiembre -ya va a medio camino- y cambiarás esa decoración por la del día de brujas, con calabazas, hojas de color ocre, flores anaranjadas y amarillas, espigas de trigo, arreglos hechos con mazorcas de maíz…

Después -¡cómo lo esperás!- vendrá el decorado de la Navidad, que está ya a la vuelta de la esquina.

Pero ahora es setiembre, y por encima de todas las políticas seguís sintiendo a Costa Rica -lo sentís todo el año-, y te seguís sintiendo profundamente costarricense, hombre que nunca saldrá de su país.

Por encima de todas las políticas.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: