octubre 29, 2020

Las líneas paralelas, lo saben bien los berrinches, se prolongan hasta el infinito sin juntarse.

Yo le mostré una línea a un matemático.

Le pregunté:

¿Qué es esto?

Me respondió:

-Es una línea recta, el camino más corto entre dos puntos a los que une.

Se equivocaba. Eran dos líneas paralelas que se enamoraron y se juntaron en el infinito. Así unidas parecían una sola línea, pero en verdad eran dos.

Los seres que se aman se prolongan hasta el infinito, igual que las líneas paralelas de mi historia.

Aunque parezcan uno son en verdad dos.

Aunque en verdad sean dos parecen uno.

Así, unidos, llegarán al infinito.

Su infinito tiene un nombre.

Se llama amor.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: