septiembre 27, 2020

¡Infame! ¡Canalla! ¡Desgraciado! ¡Traidor! ¡Villano! ¡Ruin!“. Todos esos epítetos, y otros de más sustancia y entidad, le asestó doña Macalota a don Chinguetas, su marido, cuando lo sorprendió en trance de erotismo con una mujer de sospechosa catadura en el propio lecho conyugal del fornicario. “¡Ay, Macalota! -respondió él en tono de queja-. Tienes un mal día en el trabajo y vienes a desquitarte conmigo“.

—-

Lo diré a riesgo de faltar a la consideración que se debe al sector infantil, esperanza de la Patria y porvenir del mundo: aquel bebé era muy feo. Pero ¿qué nieto es feo para sus abuelos? La abuelita de Picito -nombre de la criatura- lo llevaba en brazos, y lo mostró con orgullo a los vecinos en el parque. Les dijo: “¿Verdad que mi nieto es el bebé más lindo del planeta?“. Preguntó uno: “¿De cuál?“.

—-

La recién casada le reclamó a su flamante -y exhausto- maridito: “Me dijiste que me amarías toda la vida, y en este mes ya van dos noches que no me amas“.

—-

Babalucas le contó a un amigo: “Cortejé a Safirina, pero se mostró indiferente a mis atenciones“. “Y con razón -apuntó el amigo-. Es lesbiana“. Replicó el pavitonto: “¿Y qué tiene que ver esa indiferencia con su religión?“.

—-

El buen padre Arsilio predicó en el retiro para hombres. Habló del adulterio -“camino de flores, dijo, bajo las cuales repta una serpiente venenosa“-, y exhortó a sus feligreses a guardar la fe matrimonial y a rehuir el trato de mujeres sin virtud. Sostuvo: “Un hombre sólo puede hallar la felicidad al lado de una esposa“. Desde el fondo de la sala se oyó una pregunta: “¿La de quién?“.

—-

En el bar Ahúnda había un juego de dardos. Ante doña Macalota, su mujer, don Chinguetas quiso mostrar su puntería, y tiró al blanco tres dardos. Con el primero quebró el espejo del local, con el segundo rompió varias copas y el tercero lo clavó en la nalga (izquierda) del cantinero. Un borrachito vio aquello y le preguntó a doña Macalota: “Perdone la indiscreción, señora. ¿Con usted tiene la misma puntería?“.

 

Un pensamiento en “Seis cuentos

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: