fbpx
Daniel Ulibarri

Seis cuentos

¡Infame! ¡Canalla! ¡Desgraciado! ¡Traidor! ¡Villano! ¡Ruin!“. Todos esos epítetos, y otros de más sustancia y entidad, le asestó doña Macalota a don Chinguetas, su marido, cuando lo sorprendió en trance de erotismo con una mujer de sospechosa catadura en el propio lecho conyugal del fornicario. “¡Ay, Macalota! -respondió él en tono de queja-. Tienes un mal día en el trabajo y vienes a desquitarte conmigo“.

—-

Lo diré a riesgo de faltar a la consideración que se debe al sector infantil, esperanza de la Patria y porvenir del mundo: aquel bebé era muy feo. Pero ¿qué nieto es feo para sus abuelos? La abuelita de Picito -nombre de la criatura- lo llevaba en brazos, y lo mostró con orgullo a los vecinos en el parque. Les dijo: “¿Verdad que mi nieto es el bebé más lindo del planeta?“. Preguntó uno: “¿De cuál?“.

—-

La recién casada le reclamó a su flamante -y exhausto- maridito: “Me dijiste que me amarías toda la vida, y en este mes ya van dos noches que no me amas“.

—-

Babalucas le contó a un amigo: “Cortejé a Safirina, pero se mostró indiferente a mis atenciones“. “Y con razón -apuntó el amigo-. Es lesbiana“. Replicó el pavitonto: “¿Y qué tiene que ver esa indiferencia con su religión?“.

—-

El buen padre Arsilio predicó en el retiro para hombres. Habló del adulterio -“camino de flores, dijo, bajo las cuales repta una serpiente venenosa“-, y exhortó a sus feligreses a guardar la fe matrimonial y a rehuir el trato de mujeres sin virtud. Sostuvo: “Un hombre sólo puede hallar la felicidad al lado de una esposa“. Desde el fondo de la sala se oyó una pregunta: “¿La de quién?“.

—-

En el bar Ahúnda había un juego de dardos. Ante doña Macalota, su mujer, don Chinguetas quiso mostrar su puntería, y tiró al blanco tres dardos. Con el primero quebró el espejo del local, con el segundo rompió varias copas y el tercero lo clavó en la nalga (izquierda) del cantinero. Un borrachito vio aquello y le preguntó a doña Macalota: “Perdone la indiscreción, señora. ¿Con usted tiene la misma puntería?“.