Daniel Ulibarri

Santificado

Este paisaje se está acumulando.
Las colinas se oscurecen.
Los bueyes duermen en su yugo azul.
Los campos por fin están limpios.
Las gavillas atadas uniformemente y
amontonadas al borde de la carretera.
Soy testigo de cómo sale la luna dentada.
En la esterilidad de la cosecha veo cómo
mi mano se ha extendido, pidiendo limosna.
Las semillas doradas y seductoras me llaman.
Y mi alma se arrastra fuera del árbol.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: