septiembre 21, 2021

Mi dedo está sangrando.

Sangro hacia arriba y se llena mi boca con sal.

Sangro por una ciudad en ruinas,

porque todo será irreproducible.

Mi corazón sangra porque el bebé oso

no encuentra a mamá y sangra

a la punta de mi dedo

como si me pintara la uña.

A veces mi corazón sangra tanto

que soy igual que una pasa.

Sangro hasta que soy un coágulo

desigual y tembloroso,

sangro al final con la heroína

y sus ojos de cáncer hundidos,

al final con la flauta quejumbrosa

sobre los campos de exterminio,

ahogados por el humo.

Estoy sangrando un río de sangre

en este momento y tiene una alcantarilla

en mí toda esta sangre.

Mi corazón se levanta en mí,

se convierte en mi corcho

y me ahogo con él.

Sangro porque estoy hecho de esa manera,

todo lleno de sangre, mi corazón descuidado:

una esponja para exprimir circunstancias.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: