septiembre 20, 2020

5ed0cb1087164

El anciano padre prior les contó a los novicios del convento algunos de los milagros que había hecho San Virila.

Una mañana de invierno vio a un perrillo callejero que temblaba por el frío, e hizo que un rayito de sol lo calentara y fuera con él a donde iba.

En otra ocasión hizo que hablara un mudo y luego -milagro aún más grande- hizo que callara un ampuloso predicador.

Cierto día un incrédulo le pidió que detuviera el Sol.

-Eso es muy fácil -le dijo el frailecito-. Lo difícil sería detener a la Luna, que es femenina.

Preguntó uno de los novicios, sabedor de las cosas del mundo:

-¿Habría podido hacer que se detuviera la corrupción?

-Hijo mío -suspiró el padre prior-. San Virila hacía milagros, no imposibles.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: