febrero 28, 2021

Bueno, amigo, cuando viajás

por tierra, por mar, por aire;

de noche o de día

y no hay palacio o choza

donde pueda yo acompañarte, me alejás.

Nunca podrías desentrañar

las mentiras que prepararías,

si yo fuese a divulgar

lo que los muchachos han sospechado.

Debés tener mucho más cuidado

de mi consternación que de tu malicia.

¿Por qué te le huís a la confrontación?

No tengo sueños con vos, ni miedos, ni ruegos;

sin embargo, temés enfrentar mi saludo.

¿Es cierta mi sospecha? Parece ser.

Gustos y disgustos se repiten,

nos quedamos sentados todo el día,

pero con un exceso de miseria,

incluso para hacerte trampa a vos mismo

con el tabú de mi compañía,

socavás la abundante base de la amistad.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: