septiembre 28, 2020

Hay libros llenos de sabiduría, y discursos colmados de verdad.

También hay frases sabias, verdaderas.

En ocasiones, sin embargo, toda la verdad y toda la sabiduría pueden caber en una sola palabra.

Hace muchos años murió en el Potrero un hombre, el más rico señor de la comarca. Era dueño de tierras y de casas; el ganado de sus agostaderos no se podía contar; él mismo ignoraba cuánto dinero tenía.

En su funeral uno de los presentes inquirió en voz baja:

-¿Qué dejó?

Con una palabra le contestó don Anselmo:

-Todo.

Tenía razón: nada nos llevaremos con nosotros.

Todo lo tendremos que dejar.

Al final, dijo otro sabio, sólo nos quedará lo que hayamos dado a los demás.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: