octubre 22, 2021

Ronda un fantasma por los aposentos del viejo castillo.

Sólo aparece cuando la noche se aparece. Yo lo he visto. En la oscuridad es una sombra. Mejor dicho: es la sombra de una sombra.

No sé de dónde viene, pero sí sé que no va a ninguna parte. Anda y desanda el rumbo sin siquiera conocer el rumbo. Está y no está.

El otro día -la otra noche- el espectro entró en mi cuarto. Dormían todos. Dormía yo también. Pero lo vi. Pasó frente al ropero de tres lunas, y en los espejos vi su imagen. Era una imagen desvaída, sin contornos claros, invisible casi.

Ronda un fantasma por los aposentos de la vieja casa de Potrero.

Soy yo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: