Daniel Ulibarri

Respiración

 

A menudo lamento querer atraparte cuando estás deprimido pero otros días lo finjo.

 

Mi trabajo requiere cierto nivel de arrepentimiento que no puedo reunir consistentemente.

 

Llueve.

 

Abro mi corazón lo suficiente como para dejar entrar a una polilla, luego atraparla.

 

Siento decir que así se hacen los poemas.

 

Un ojo en cada ala, este cuerpo entero parpadea.

 

Todo esto tiene sentido siempre y cuando te abstengás de pensar en ello.

 

No un elefante.

 

No es una crisis del petróleo.

 

Hasta ayer quedaban varios viales de viruela desaparecidos,

 

descansando benévolos en una caja de cartón en un área de almacenamiento no utilizada.

 

En cuanto a los viales contabilizados, esos también aún no han sido destruidos por los Estados Unidos o Rusia.

 

Es fácil soñarme en una caja de cartón.

 

Estoy muy bueno para contener la respiración.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: