fbpx
Daniel Ulibarri

Rencillas

Llegaron sin anunciarse y me dijeron:-

Somos las viejas rencillas.

Seguramente notaron mi desconcierto, pues procedieron a explicarse:

Todos los pleitos que hay, según se dice, son por viejas rencillas. Queremos hacer notar que también las nuevas rencillas son causa de problemas. Es injusto que sólo a nosotras se nos culpe de las riñas que hay. Al menos de vez en cuando debería decirse: “Se enfrentaron por nuevas rencillas”.

Yo les dije que eso de las viejas rencillas era una frase hecha.

Pues hay que deshacerla -contestaron.

No quise tener problemas con ellas por nuevas rencillas, y las viejas rencillas se alejaron.

Me quedé pensando, sin embargo, que las nuevas rencillas serán alguna vez viejas rencillas.

Todo es cuestión de tiempo.