octubre 24, 2020

Llegaron sin anunciarse y me dijeron:-

Somos las viejas rencillas.

Seguramente notaron mi desconcierto, pues procedieron a explicarse:

Todos los pleitos que hay, según se dice, son por viejas rencillas. Queremos hacer notar que también las nuevas rencillas son causa de problemas. Es injusto que sólo a nosotras se nos culpe de las riñas que hay. Al menos de vez en cuando debería decirse: “Se enfrentaron por nuevas rencillas”.

Yo les dije que eso de las viejas rencillas era una frase hecha.

Pues hay que deshacerla -contestaron.

No quise tener problemas con ellas por nuevas rencillas, y las viejas rencillas se alejaron.

Me quedé pensando, sin embargo, que las nuevas rencillas serán alguna vez viejas rencillas.

Todo es cuestión de tiempo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: