diciembre 4, 2020

El que dice “Me aburro” se ofende a sí mismo.

Aburrirse significa no tener recursos para hacer frente al paso de las horas que a veces, como en estos días, suelen transcurrir más lentas.

Muchas maneras hay ahora para emplear el tiempo, aun estando en forzado, pero necesario apartamiento.

Si pensamos que esto es algo incómodo veámonos en una celda de prisión sin libros, sin tele, sin música, sin teléfono, sin ninguno de esos artilugios que nos permiten ver películas, y series, y sobre todo sin compañía alguna, solos, sin alguien a quien amar y que nos dé su amor.

Muchos estamos aún en encierro, sí, pero ni nuestra mente ni nuestra alma están encerradas. Los recuerdos de ayer, los pensamientos de hoy, los planes para mañana deben darnos ánimos, lo mismo que la esperanza y la fe.

Lo que debemos hacer ahora es cuidarnos y cuidar de los demás.

Prohibido, entonces, aburrirse.

Prohibido impacientarse.

Más aún: prohibido desesperarse.

Esto que ahora pasa pasará.

Esperemos días mejores. Llegarán.

Un pensamiento en “Prohibido aburrirse

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: