septiembre 28, 2020

Seguramente la primavera no sabe del coronavirus así como Costa Rica no conoce a la primavera.

Lo digo porque en mi imaginación este año está más primaveral que nunca.

Irrumpió en mi jardín con un tropel de flores como para poner una florería: rosas, geranios, margaritas, plúmbagos, alcatraces, belenes, nomeolvides y esta enredadera de voluptuoso nombre, jazmín de Arabia, cuyas florecitas blancas perfuman media ciudad, y con viento favorable toda.

Me alegra ver este glorioso tecnicolor de cálices y pétalos. Tiene los colores de la vida, desde el blanco de la inocencia hasta el rojo de la sensualidad. Se diría que por aquí pasó un arco iris y se enredó en las tapias del jardín.

Por la mañana le doy los buenos días a la asamblea floral, y a la caída de la tarde me despido de ella. En la noche, a través de la ventana abierta, sueño el aroma del huele de noche.

Mi jardín es pequeño, y sin embargo en él cabe el milagro de la belleza.

Cada brizna de hierba es un prodigio; cada hoja de árbol una maraviilla.

Sentiría yo este encierro de no ser porque en mi jardín existe una blanca primavera en la que nace todo universo…

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: