Daniel Ulibarri

Presente

Ausente, ese es el presente…

Ni la asistencia de las piedras, ni el viento que aplaude, te harán saber que has llegado.

Ni el mar que sólo celebra partidas, ni las montañas, ni las ciudades agonizantes.

Nada te dirá dónde estás.

Cada momento es un lugar en el que nunca has estado.

Podés caminar creyendo que arrojás una luz a tu alrededor.

Pero, ¿cómo sabrás de verdad?

El presente es tan negro.

Sus mapas oscurecen de la nada, en lento ascenso hacia sí mismo: sus propios viajes, sus vacíos: la desolada necesidad de terminar.

Su propio viaje, su vacío, la desolada necesidad de terminar.

Lo que pensabas que eran preocupaciones tuyas no existen.

En ninguno de los mapas está marcada tu casa, ni tus amigos esperando a que aparezcás.

Ni tus enemigos, enumerando tus faltas.

Nadie. Nada.

Solo vos estás allí, saludando a lo que serás, mientras la hierba se ahoga entre las estrellas negras.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: