fbpx
Daniel Ulibarri

Un poema de odios

Resolvés esparcido sobre la ciudad del destello, con tu espátula,

que necesitás mermelada negra en tu cabello,

perdida y masacrada con la bruma que tus ojos esparcen,

oscureciendo la luz del día y los callejones hacia el río.