octubre 27, 2020

Un pedazo de tierra para posar mi planta y ahí una huella sabia que conduzca la mía.

Un rincón en el cielo donde anidar mis ansias con una estrella, para saber que mis ángeles me miran.

Sobre mi frente un techo; bajo el techo una llama; un pan que nunca falte, y una esposa complicada.

La esposa como el pan: inteligente, brillante, cálida. El pan como la esposa, de suavidad benigna.

Un amigo y un libro.

Salud, pero no tanta como para olvidar que he de morir un día.

Un hijo que me enseñe que soy tu semejanza.

Sosiego en el espíritu.

Gratitud en el alma.

Eso pido al universo, y al final de mi vida dárselo todo a cambio de un poco de esperanza.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: