octubre 26, 2021
Este hombre del disfraz
no está disfrazado.
Este hombre excéntrico,
carga en su piyama sus dolores,
su mansa soledad y toda clase de amores.
No estoy tan seguro si vive,
desapareció hace mucho tiempo,
pero no pudo evitar regresar
al lugar donde más amó la vida…
amores y muertos vuelven siempre
como azores a la percha del alma.

Cuando por su tumba vacía cruzó el abismo
ya era muy tarde. El hombre desapareció…
Del cementerio y del retrato.
Nunca regresó. Nos veremos de nuevo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: