marzo 6, 2021

Pimo le dicen, porque él a todos les dice pimo. Quiere decir «primo», pero no puede: dice «pimo».

Es inocente, dicen los vecinos, para no decir que es débil de cabeza.

Va y viene por las calles del pueblo con una carretilla que nunca deja de la mano. Le ha puesto placas viejas de automóvil por adelante y por atrás. «Pa’ estar dentro de la ley«, explica.

Se pasa el día Pimo yendo y viniendo con su carretilla. No lleva nunca nada en ella. Los lugareños le preguntan una y otra vez lo mismo, para oír la misma respuesta una y otra vez.

Pimo: ¿para qué traes esa carretilla?

Pa’ no andar a pata.

Pimo vive en su mundo, y la gente dice de él que es débil de cabeza.

Todos vivimos en nuestro mundo, cada quien con su propia locura, y nadie dice de nosotros que somos débiles de cabeza.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: