septiembre 21, 2021

Concebido en matrimonio

pero no a ojos cerrados.

No ama a los esposos

ni se compadece de sus ojos,

sino que se recuesta en la hierba alta

para espiar el místico caminar de Jesús

sobre las casuales moscas del agua.

Y cuando los amantes se encierran

en la orilla del lago,

él recuerda a la serpiente

en lo alto de la garra del cisne

retorciéndose por la libertad

y la libertad roja sobre la roca

despreciando a la serpiente salpicada.

Él va como la mosca, agudo en el aire

o el agua como el ojo del cisne,

diamantina del verano sobre el cristal,

el nadador del cielo.

Él cuelga como una joya en el hielo

cuando termina el verano,

encerrado pero deshecho

en el ámbar permanente.

Un pensamiento en “Permanente

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: