Es difícil para mí perderme en esta ciudad

Pero lo intento. Parezco conocer todas las calles

Y caminos. Sí, incluso donde no hay faroles:

Por la noche puedo encontrar mi camino, puedo nombrar las calles

Sin señales, nombrar a cada uno de quienes duermen en sus casas,

A los muertos que las construyeron. ¿Cómo puedo perderme? Yo

Quiero perderme, desaparecerme. Quizá si me pierda

Algún día querré volver, regresar y dar vueltas en el mismo lugar. 

Por eso intento desesperadamente perderme,

Tomar un camino equivocado y aberrante…

Eso conduce a una calle extraña, una casa desconocida

Donde toco el timbre. La puerta se abre una pulgada.

Digo: «Estoy perdido, muy perdido«.

Una voz responde en una lengua que no conozco. Me regocijo.

Por fin estoy en el umbral de lo desconocido, lo inexplorado. Estoy perdido.

Pero luego un auto se detiene en el bordillo

Y voces familiares llaman. «Hola. Ahí está. Lo encontramos«.

Me encontraron. Y yo solamente

Quiero perderme para siempre.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: