Daniel Ulibarri

Partes

 

Su peso sobre el mío

es como caer al río sin ahogarse.

Arriba, el mundo arde y lucha.

Los mundos perdidos fluyen a través de otros.

Pero aquí debajo de la piel del agua, fondo del río,

arena, todo está flotando, meciéndose.

El agua cae a través de nuestras manos a medida

que caemos a través de ella.

Y cuando los dos salimos del agua

nos paramos en el borde elemental de la diferencia.

Reflejados en la piel del agua, somos arcilla cocida,

agua evaporándose en el aire.

Estamos donde el agua se aleja de la tierra

y vuelve a entrar en un mar más grande.

Ambos juntos somos como esos ríos,

entrando en un mar más grande y mayor

que la suma de todas nuestras partes.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: