Daniel Ulibarri

Opioides

 
Opiáceo, exhumación lechosa: cadaver de lujuria.
 
Campos de Lerna que bebe mi alma a medida
 
que sus elementos avanzan, escucho su canto.
 
Infundo veneno para restaurar el yo,
 
más allá de mí mismo, cosmogonías en el humo.
 
Atomizaciones, síntesis de cambio, heracliteano:
 
Estos son los mismos ríos pero no el Ποταμοί,
 
receptores y el sistema de nervios conduciendo
 
más allá del río del tracto gastrointestinal.
 
Soporte de ánforas y mesas ante mi reflejo,
 
drogado de sueños, espina del sueño,
 
cáliz de amapola fresco, brotando nuestros labios:
 
aquí también está el umbral de donde sale
 
un sonido de flautas y a medida que se despliegan
 
las guirnaldas, el vino y las cenizas desaparecen.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: