septiembre 28, 2020

Nuestro territorio es mucho más que un conjunto de tierras y aguas.

Es el espacio físico en el que se forja la patria y la esperanza de una vida mejor.

Es el hogar de las prácticas cotidianas que constituyen la identidad y la cultura.

Es el lienzo donde se plasma el desarrollo social, se reconfigura el poder y se imaginan, se negocian y se reproducen los trazos de lealtad, solidaridad y cooperación.

La alteración del territorio, a causa de la construcción de carreteras y sistemas ferroviarios, o la imposición de sanciones al usufructo de recursos naturales y los cambios de uso de suelo, conforma nuevas territorialidades.

Necesariamente implican distintos modos de aprovechamiento y viceversa; es un vaivén constante. Con frecuencia olvidamos la fragilidad y la interconectividad de los sitios que nos hospedan y dan sustento.

Con el propósito de avanzar en la ruta recomendada, es indispensable fortalecer los mecanismos para el acceso público y gratuito a la información oficial actualizada sobre la gestión ambiental y territorial en Costa Rica.

Necesitamos formatos que faciliten la elaboración de análisis, herramientas cartográficas y bases de datos históricos sobre el régimen administrativo de la excepcional geografía del país.

El enfoque propiciaría sanas prácticas de auditoría ciudadana y permitiría a la autoridad la toma de decisiones responsables para la efectiva gestión integral del territorio.

Solo así mantendremos viva, funcional, viable y competitiva nuestra espléndida e irremplazable casa tropical.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: