Daniel Ulibarri

Nosotros

Ese día vamos a desear ser nada más de lo que ya somos.

Iremos a ver dentro de nosotros mismos la liberación de las naciones, de lo concreto.

Vamos a entender las inevitabilidades y las líneas de nuestras manos.

Hay una guerra en nuestro patio trasero y con ella arde el espíritu de nuestra llama.

El fuego consumirá a nuestros enemigos y quemará limpias nuestras calles.

Hay un sistema de cuellos destrozados…

Cabezas hablan con lenguas de un oráculo que camina con los pies heridos.

Nuestros ojos deben ser liberados.

Las manos volverán a enraizarse en los charcos de lluvia ácida.

Hay un río formándose en la cabeza del burócrata,

Aguas de leche oxidada para que podamos entender este falso mundo.

¡No moriremos jamás!

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: