Para todos aquellos de nosotros

que vivimos en constantes bordes

de la decisión crucial y la ambivalencia…

Solo para aquellos de nosotros

que no podemos cumplir sueños pasajeros

ni los anhelos de nuestra propia elección,

sintiendo y sufriendo entre portales de pánico,

yendo y viniendo entre amaneceres

mirando hacia adentro y hacia afuera a la vez,

antes y después, buscando un ahora;

para quienes nos inculcaron con el miedo

una línea tenue en el centro de nuestras frentes,

por todos nosotros que cuando sale el sol

tememos que no permanecera en el cielo

y cuando se ponga el sol tenemos miedo

de que no se levantará por la mañana…

a quienes tenemos el estómago lleno,

pero lleno de miedo a la indigestión

y cuando tenemos el estómago vacío

tememos nunca volver a comer…

a quienes cuando somos amados

tenemos miedo de que el amor se desvanecerá,

a los que cuando estamos solos

tenemos miedo de nunca volverá,

porque somos los que cuando hablamos

tenemos miedo de que nuestras palabras

no serán escuchadas ni bienvenidas,

pero cuando callamos todavía tenemos miedo…

a quienes optamos por tener presente

que nunca estuvimos destinados a sobrevivir.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: