fbpx
Daniel Ulibarri

El niño de hielo

Frío durante tanto tiempo, incapaz de hablar.

Sin embargo tu boca parece enmarcada

en un grito y una pregunta ahogada.

¿Quién te puso aquí y te dejó

en esta eternidad solitaria de cenizas y hielo,

y luego volvió a campos de polvo,

iglesias y templos?

¿Fue Dios?, ¿el dios sol de los incas,

¿el dios imperial de los españoles?

¿O sólo los sacerdotes de ese dios,

auto-elegidos – las voces del volcán,

que hablan una vez cada cien años?