fbpx
Daniel Ulibarri

Nada

No quedó nada…

Nada, nombre lascivo.

Esa noche lo ensayé hasta que me llevaron

a un sueño oscuro,

un sueño que contenía un solo sueño…

una enorme ausencia contagiosa,

más espacio que espacio,

sobre la nube y el limo…

definido por las usurpaciones de mis dominios.

Despojado de la indiferencia en los giros del tiempo,

cuyo fin conocí:

entonces desperté sin ganas, 

acogí el cero como paradigma.

Pero ahora se rompe, las imágenes estallan en fuego…

En la esfera tranquila donde he estado esperando,

mostrando el paisaje sostenido, pero incompleto…

el poder que imaginé es desmoronado

en devastaciones abstractas,

no son simplemente cambios,

no son solamente los átomos que se dividen..

Completas, en ignorancia, las nuevas combinaciones.

solo una infinitud en esas peculiares variaciones.

Es el no queda nada que pueda ser,

nada que logre brillar en la mente

y dejar una marca humeante de curiosidad.

Miro hacia arriba. No soy firme ni libre,

la materia sin propósito flota en la oscuridad…

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: