marzo 1, 2021

Quién con su amplitud de mente

Abarcaría el infinito,

Pero encogería la tierra a la corteza

De la fruta que se ha podrido.

Cruzaría a la otra cresta de la montaña.

El horizonte también se lanzaría;

Y vos, su centro, nunca podrías acortar

La distancia entre ambos.

Un sabio derribará la cerca

Que ciñe sus dominios;

Su tierra desde ese momento

Participará del plano ilimitado.

Los dioses vienen pero no son invitados;

También deslizan la balanza

Con la cual rascaríamos la era del pensamiento

En las cosas más humildes — y fallaríamos siempre .

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: