Mujeres que yacen solas a medianoche

porque no hay nadie más a quien mentir.

Mujeres que yacen solas a medianoche

en la lavandería destruyendo sus calcetines.

Mujeres que yacen solas a medianoche

como el primer recogido de luz de las estrellas:

perlas de la luna con nácar.

Mujeres que yacen solas a medianoche

recitando marcas de zapatos mientras

derraman lágrimas justificadas,

del tipo que corren de lado

sin llegar nunca a la boca…

del tipo que no podés tragarte.

Mujeres que yacen solas a medianoche

obedeciendo las leyes de la física.

Mujeres que dejan que sus sueños

se encrespen completos al final.

Mujeres que mueren solas a medianoche

contribuyendo al final de un tiempo perdido,

a la lluvia y a las moscas,

con el pájaro que vieron atrapado

en el aeropuerto sobreviviendo

junto a la fuente de agua.

Mujeres que yacen solas a la medianoche.

Ahogadas y olvidadas con un nudo literal

en la garganta.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: