fbpx
Daniel Ulibarri

Mi padre

Mi padre conoce el camino correcto…

La nación debe estar dirigida,

me dijo de niño todos los días. Y lo hizo.

Justo lo que debería hacerse ahora.

Diplomático pero simple; observa y escucha.

Pero si el horno necesita reparaciones,

Tenemos que contratar a otro padre.

Igual, es el mío quien mejor cocina.

Llevó a grandes ladrones a la cárcel;

No hay nada que no pueda hacer.

No coquetea mucho con la palabra «fallar».

Pero a mí nunca me juzga por ser lo contrario.

Mi confianza él restaurará, siempre.

De eso no hay duda;

Todas las preguntas que me surgen,

mi padre es el hombre que busco

para que responda y me ilumine.

Él nunca se extravía. Siempre me encuentra.

No se da por vencido.

Es a él a quien quiero escuchar

cuando lloro y me castigo…

Su generosidad es su natural cariño.

Todas las guerras las terminaría rápidamente,

tan rápido como escribe sus grandes ensayos;

Tantas cosas maravillosas, mi padre…

Construido sobre un plan más sabio

que el de presidentes o reyes,

Mi padre conoce los entresijos de cada uno

y cada transacción profunda;

pero no le interesa figurar ni adquirir poder.

Lo buscan intelectuales en busca de teorías,

Él me busca a mí para darme su cariño

y perdonarme, cuando lo necesito.

Espléndido, amable y caballero.

Mi padre, hermoso misterio.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

2 Comments

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: