Daniel Ulibarri

Mi cuerpo

 

Flemático en un catre, mi féretro.

 

No me arrepiento.

 

Mi cuerpo soportó la verdad de

 

proa a popa empezando por las caderas.


Fui de acciones comunes cuando miré hacia el mar

 

o cara a tierra conjurado por el polvo.


Fui sufrimiento colgado por los talones.

 

Una ocasión buscada y después nada.

 

Tras ver la hostia romperse mi cuerpo

 

nunca sería conquistado, guadaña oscilante…

 

Mi baile es más agradable, oigo los gemidos de mis

 

viejos tiempos cuando en mí y en mi cuerpo murió el amor.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: